Caja Laboral se niega a dar explicaciones públicas de su forma de comercializar las aportaciones de Fagor y Eroski y se reafirma en su intención de no devolver a los clientes el capital que éstos invirtieron

Valor de las aportaciones de Fagor en 2004 y en 2013.
EIG. Redacción. San Sebastián.  Según ha podido saber Euskadi Información Global de fuentes de la propia entidad que desean permanecer en el anonimato, la dirección de Caja Laboral, muy preocupada por el cariz que están tomando los acontecimientos en relación a lo que ya se conoce como el caso de las “preferentes abertzales”, ha dado órdenes tajantes de no entrar a polemizar públicamente con los miles de inversores vascos que acusan reiteradamente a la firma del Grupo Mondragón de engaño, estafa y manipulación a la hora de vender las aportaciones financieras subordinadas emitidas durante los últimos años por Eroski y Fagor, firmas pertenecientes al mismo conglomerado empresarial.
Esta es la consigna que se sigue en las oficinas de la entidad en Arrasate y, por ello, hasta el momento ningún directivo, representantes o portavoz de Caja Laboral ha debatido públicamente en ningún medio de comunicación con los representantes de las diversas asociaciones de afectados que, impulsadas por la indignación, ya empiezan a ponerse en marcha por todo el País Vasco.
Documento Nº 1
Mientras tanto, privadamente, y en respuesta a las reclamaciones internas que muchos de sus clientes interponen ante la propia entidad, Caja Laboral continúa negando la mayor, enrrocándose en las características que definen al producto en cuestión y reiterando una y otra vez que esta organización “no garantiza la liquidez ni el precio de venta (de las aportaciones), ya que solamente participa como colocador de esta emisión”. (Ver documento adjunto Nº 1)
Hay que recordar que, tal y como Euskadi Información Global ha venido informando a lo largo de los últimos meses, más de 5.000 vascos, en su mayor parte de edad avanzada, compraron en su momento aportaciones subordinadas de Eroski y Fagor con el convencimiento de que su capital inicial se encontraba plenamente garantizado.
De hecho, así lo transmitieron a sus clientes varias entidades financieras, y especialmente Caja Laboral (perteneciente, como Fagor y Eroski, al Grupo Cooperativo Mondragón) a la hora de vender este producto, que ofertaron como un depósito a plazo cuando, en realidad, se trata de un artefacto financiero de alto riesgo, recomendado para inversores expertos y que se contrata a perpetuidad. En el documento adjunto Nº 2, en la parte superior de este texto, se refleja cómo una inversión de 21.400 euros en aportaciones de Fagor realizada en 2004, tiene en la actualidad un valor efectivo de 7.704 euros.

Toda la información sobre las aportaciones financieras subordinadas de Eroski y Fagor

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...