El Rey Juan Carlos confabuló con Iñaki Urdangarín para dejar en la estacada al regatista y empresario donostiarra Agustín Zulueta

EIG. Redacción. Vitoria. 
El "proyecto Ayre", el montaje de Iñaki Urdangarín y Diego Torres para poner en marcha un segundo barco español en la Copa América, salpica de lleno al Rey, en vista de los correos aportados por Torres al juzgado. En uno de esos emails, fechado el 13 de octubre de 2007, Iñaki Urdangarín se jactó ante el jefe del proyecto, el regatista Pedro Perelló, del apoyo del Jefe del Estado a su idea, que luego nunca terminó de cuajar. Al mismo tiempo, Urdangarín rechazaba las críticas del empresario y también regatista donostiarra Agustín Zulueta, entonces director general del “Desafío Español”, al proyecto original de la Copa América. Zulueta llegó a escribir un correo electrónico al yerno del Rey en el que le reprochaba que estuviera intentado arrebatarle sus “patrocinadores” usando “documentos en los que aparecen personalidades como destacados miembros en el organigrama del equipo Ayre”. En la cúpula directiva de esa iniciativa fallida, Urdangarín había situado como presidente al príncipe de Asturias.
La preocupación de Agustín Zulueta era tal que, días antes, y siempre según la correspondencia de Urdangarín, habría enviado un correo electrónico a la infanta Cristina para concertar una cita y “tomar un café”. Según el mismo Urdangarín reconoce, la infanta Cristina habría “tranquilizado” a Agustín Zulueta en relación a la participación en la Copa de América de Vela (posteriormente fallida) del segundo equipo español (Ayre Challengue). La correspondencia electrónica de Iñaki Urdangarín pone de manifiesto que la preocupación del empresario donostiarra estribaba en la posibilidad de que algunos patrocinadores importantes de su equipo (“Desafío Español”), pudieran marcharse a financiar la actividad del Ayre Challengue, la nueva formación que Urdangarín y Torres estaban impulsando en aquel momento junto el armador Pedro Perelló, amigo del Rey.
Ciertamente, Agustín Zulueta tenía motivos para estar preocupado. Y mucho. “Su majestad me ha vuelto a comentar las ganas que tiene de que el proyecto salga adelante", afirma Iñaki Urdangarín en 2007. Y añade: “No quiero valorar a Zulueta porque lo que a mí me importa es Ayre y el compromiso asumido por las personas de nuestro alrededor. Sobre vender las participación de la Familia (Real) en el proyecto cuando quien tú sabes (el Rey) nos está ayudando como lo está haciendo, no creo que sea el mejor camino. Sobre todo, porque mi experiencia me dice que el perfil bajo es mejor compañero de viaje que la venta excesiva de los activos”.
El presupuesto que necesita un equipo regatista de estas características ronda los 100 millones de euros anuales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...