¿Por qué la primera acción exterior del lehendakari Íñigo Urkullu ha consistido en mantener una reunión con Morteza Saffari, embajador de Irán en España?

Todas las claves de una reunión polémica
La teocracia totalitaria iraní, considerada por Europa y Estados Unidos como uno de los principales peligros globales para las democracias occidentales, recibió hace unos días un importante baño de legitimidad en Euskadi, una vez que el lehendakari Íñigo Urkullu decidiera iniciar su acción exterior acogiendo en Ajuria Enea la visita del embajador de Irán en España, Morteza Saffari. Pero este encuentro con el máximo representante en Madrid del régimen integrista de Mahmud Ahmadineyad, lejos de ser meramente protocolario, tenía objetivos marcadamente estratégicos, ya que el País Vasco es la comunidad autónoma con un mayor volumen de exportaciones a Irán, especialmente elementos mecánicos y de máquina herramienta.
De hecho, con su entrevista con Morteza Safari, Íñigo Urkullu quiso transmitir al régimen iraní el compromiso de la administración del PNV por apoyar sin ambages las exportaciones vascas de máquina-herramienta a Irán, que desde hace algunos meses atraviesan una situación delicada. Hay que recordar que, recientemente, varias empresas vascas de este sector han sido registradas por las fuerzas de seguridad y por investigadores de la Agencia Tributaria, y algunos de sus directivos detenidos, tras haber sido denunciadas por vender al país de los ayatolás piezas y maquinarias que violarían las sanciones y el embargo impuesto a Irán por la ONU, la UE y Estados Unidos, tras la negativa de este estado a paralizar su programa de enriquecimiento de uranio con el fin de desarrollar armas nucleares.
Según ha podido saber Euskadi Información Global, después de estas intervenciones de las fuerzas de seguridad, que aunque no eran inesperadas han levantado cierta alarma en el sector, la Asociación de Fabricantes de Máquina-Herramienta (AFM), que aunque agrupa a industrias de toda España tiene su sede en San Sebastián y el grueso de sus socios en Guipúzcoa, trasladó al Gobierno vasco la necesidad de que la Administración autonómica hiciera un gesto claro de apoyo, compromiso e impulso a las exportaciones hacia Irán.
Durante 2011, las empresas de máquina-herramienta radicadas en Euskadi, cuya producción representa el 80% del total del sector a nivel nacional, exportaron material a Irán por un valor próximo a los 150 millones de euros. Esta cifra, un 40% superior a la de 2010, supone el 24% de las ventas totales de productos que se hacen desde España al país de Ahmadineyad.
Este envío masivo de máquina-herramienta al gigante chií no ha pasado desapercibido en la Unión Europea y, sobre todo, en Estados Unidos, y, tal y como informamos en su momento, diferentes agencias de seguridad se han puesto en contacto con las principales empresas vascas fabricantes de máquina-herramienta para advertirles de que han de velar para que sus productos no puedan ser utilizados por el Gobierno radical iraní con fines bélicos.
Los principales elementos que el País Vasco exporta a Irán son tornos, fresadoras, taladradoras, partes de centros de mecanizado, grupos electrógenos, tubos, hornos, válvulas, rodamientos, crisoles y prensas que, en su mayor parte, se encuadran dentro de lo que se define como “tecnología de doble uso”, es decir, que puede utilizarse para fines civiles o con objetivos militares.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...