Kutxa vendió bonos preferentes de los bancos islandeses Kaupthing y Landsbankinn, quebrados en 2008, como si se tratara de productos de renta fija y 100% garantizados

El escándalo de los bonos islandeses de Kutxa (I)

Durante los años 2007 y 2008, la Caja Gipuzkoa San Sebastián, Kutxa, hoy Kutxabank, vendió a cientos de clientes de diferentes zonas de España acciones preferentes de los bancos islandeses Kaupthing y Landsbankinn, quebrados en 2008, como si se tratara de productos de renta fija 100% garantizados. Así lo ha podido saber Euskadi Información Global de algunos afectados por esta comercialización presuntamente fraudulenta de bonos de alto riesgo que debían dirigirse exclusivamente, tal y como explicó en su momento la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), a inversores con larga experiencia y especialistas en este tipo de operaciones.

Durante los años 2005 y 2006, los bancos islandeses Kaupthing y Landsbanki emitieron bonos propios con unas características muy similares, en algunos casos prácticamente idénticas, a las de las polémicas acciones preferentes y subordinadas que han arruinado a miles de familias, tanto en Euskadi como en el resto del país.
Las emisiones de estas entidades islandesas fueron comercializadas en España, además de por Kutxa, por entidades como Deutsche Bank, Bankpyme. Bankinter, Banif, Banco Sabadell, Banco Popular, Lloyds Bank o BNP Paribas.
En octubre de 2008, los bancos Kaupthing y Landsbankinn quebraron, dando lugar a la mayor crisis financiera de Islandia, provocando una grave inestabilidad financiera en la UE y haciendo más profundo el abismo económico que acababa de abrirse, apenas un mes antes, con el hundimiento en Estados Unidos de Lehman Brothers.
Tras la caída de los bancos islandeses, y a pesar de la posterior nacionalización de los mismos por el Gobierno del ex primer ministro Geir Haarde, el valor de cotización de los bonos comercializados en España por Kutxa, entre otras entidades, se situó, en los mercados alemanes de renta fija, en apenas unas décimas por encima de los cero euros. Además, y tras la caída bancaria, los poseedores de estos productos dejaron de cobrar sus intereses. 
De este modo, cientos de personas a las que Kutxa había vendido estos productos como si se tratara de depósitos a plazo inmediatamente reembolsables, perdieron, en un breve plazo de tiempo, tanto la totalidad del dinero invertido como su retribución.
Antonio G, un cliente barcelonés de la Caja Gipuzkoa San Sebastián, explica que “Kutxa nos vendió este producto a mi padre y a mí como si se tratara de una renta fija 100% garantizada. En realidad, se trataba de acciones del Kaupthing Bank”. 
Micaela, otra afectada, señala que “Kutxa se ha desentendido absolutamente de los que tenemos bonos islandeses y parece ser que los juzgados están considerando responsables a los bancos que los comercializaron, en vez de a los emisores. Algo tendremos que hacer”. 
Y Luisa, que, sin saberlo, también compró a Kutxa bonos islandeses, añade: “Desde el 2008 y hasta hace unos meses, mi interlocutora en la entidad me llamaba periódicamente para decirme que había que esperar y que esta situación era normal; pero después de tan larga espera, ya no confío nada en ellos”.
Expertos consultados por Euskadi Información Global recuerdan que “el hecho de que las entidades comercializadoras de estos productos tóxicos se desentiendan del problema, no significa que no tengan responsabilidad en el mismo. Esta responsabilidad de entidades como Kutxa se está reclamando judicialmente en muchos casos, que además se están resolviendo favorablemente a los intereses de los perjudicados, quienes están recuperando todo su dinero”.

Lea la 2ª Parte de este artículo

Lea la 3ª Parte de este artículo


¿Busca una empresa de comunicación digital y prensa en el País Vasco?



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...