La CIA afirma que, cada vez en mayor medida, el terrorismo permitirá a los enemigos de la democracia poner en peligro infraestructuras estratégicas

El reciente atentado de Bostón, en el que han sido asesinadas tres personas y casi otras doscientas han resultado heridas de distinta consideración,  sitúa en línea de máxima actualidad un informe que acaba de hacer público la Central de Inteligencia Americana, CIA, y que trata de aproximarse a cómo será el mundo en el año 2030.
Para los analistas del Gobierno norteamericano, que vislumbran un planeta multipolar donde EE.UU. habrá de compartir su hegemonía con otros líderes regionales, “las incertidumbres de futuro son hoy más numerosas que nunca”, aunque hay algunos elementos que parecen dibujarse con bastante claridad: la población mundial alcanzará los 8.400 millones de personas; la urbanización será creciente, especialmente en África; las clases medias aumentarán a lo largo y ancho del planeta; el incremento de los niveles de educación y salud, impulsará la emancipación de los individuos; se agravarán los conflictos por los recursos y... hombres y mujeres de los cinco continentes tendrán también un acceso más sencillo “a tecnologías mortíferas y devastadoras que escaparán al control de los estados”.

El documento “Global Trends 2030: Alternative Worlds”, que se publicó en diciembre de 2012 en Estados Unidos y que ahora mismo acaba de ser difundido en Francia por “Editions des Équateurs”, explica, en relación a la evolución futura del terrorismo internacional, que “en los próximos veinte años, la variedad de los instrumentos de guerra en circulación aumentará. El acceso a armas de precisión y armas cibernéticas y bioterroristas, será mucho más fácil”. Y añade: “La proliferación de armamento guiado con la máxima precisión permitirá a un número creciente de enemigos potenciales poner en peligro infraestructuras estratégicas”.
En relación al terrorismo de Al Qaeda y organizaciones similares, los expertos de la CIA aseguran que “varias circunstancias determinan el fin de la fase actual del terrorismo islamista. Es posible pensar que, tal y como ocurrió con otras oleadas terroristas -los movimentos anarquistas de los años 1880-1890, los movimientos anticoloniales de la posguerra y la nueva izquierda de las universidades norteamericanas en los años setenta-, esta etapa de fundamentalismo religioso podría terminar de aquí a 2030. Por el contario, es poco probable que el terrorismo desaparezca, porque no es fruto de una única causa".

- Libro Recomendado para este tema -



- Información complementaria -

Investigators probe Boston Marathon bombings as ‘terrorist act,’ Obama says

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...