Bildu ahoga a los guipuzcoanos con nuevos impuestos y sitúa la economía del territorio al borde del colapso


EIG. Redacción. San Sebastián. Aumenta el paro, disminuye el ritmo de creación de empresas, el sector comercial se hunde, el número de turistas desciende de un modo alarmante, las grandes marcas huyen del territorio y la construcción apenas sobrevive con niveles de negocio muy inferiores a los que tenía hace dos décadas. Dos años después de su llegada al gobierno del territorio guipuzcoano, Bildu ha hecho reales los temores más preocupantes de algunos analistas y ha convertido la provincia más pequeña de España en una aberración ética, en una inmundicia política y en un drama económico que, durante las últimas semanas, se ha agravado exponencialmente a raíz de las iniciativas adoptadas por la Diputación de Guipúzcoa de Martin Garitano y el Ayuntamiento de San Sebastián, encabezado por Juan Karlos Izagirre. Más concretamente, Bildu ha aumentado drásticamente el IBI (Impuesto de Bienes Inmuebles), ha añadido nuevos recargos a las tasas de recogida de basuras, ha anulado los beneficios fiscales en la presentación de las declaraciones de renta conjuntas, ha gravado las indemnizaciones por despido y se ha propuesto cobrar hasta un máximo de 25 euros a los no guipuzcoanos que transiten por las carreteras principales del territorio.
Mientras tanto, la basura y la inmundicia campea en las calles de algunos municipios gracias al nuevo sistema gestión de residuos ("puerta a puerta") diseñado por la formación filoterrorista, a mayor beneficio de Garbitania, la empresa creada por Bildu a este efecto.
La Asociación de Empresarios guipuzcoanos (ADEGI) ya alertaba hace unos días sobre la situación inddecible que atraviesa el territorio y afirmaba que "creemos que ya ha llegado el momento de que los trabajadores y sus familias elijan si salvamos a las empresas o les damos la puntilla y las hundimos". Su informe era demoledor: "El PIB de Guipúzcoa retrocede más que el de Euskadi y España, no cesa la destrucción de empresas y persiste el deterioro del empleo. La disminución de las ventas se intensifica como consecuencia de la evolución de las exportaciones y retrocede un -4,3%. Entre enero y marzo las exportaciones disminuyen un -12,0% respecto al mismo periodo del año pasado, cuando acumulaban un crecimiento del +12,3%. La disminución del nivel de pedidos también se acelera y alcanza el -5% de media. Para casi el 70% de las empresas la cartera de pedidos es débil. Importante retroceso de la confianza empresarial hasta niveles no registrados desde la primera fase de la crisis. Para el 63% de las empresas guipuzcoanas, el mercado se encuentra en recesión. Persiste la destrucción de tejido productivo, con una pérdida neta de 233 empresas entre diciembre del año pasado y abril de este año. Esto supone un aumento del +8,4% respecto al año pasado, año en el que se exacerbaba la destrucción de empresas. Desde el máximo de 22.116 empresas cotizantes alcanzado en mayo de 2008, se han perdido un total de 2.193 empresas en Gipuzkoa, es decir, el 10% de las que había entonces. Se mantiene el ritmo de destrucción de empleo mientras que el ritmo de creación de empleo, lastrado por la incertidumbre, disminuye significativamente".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...