“La comercialización fue altamente deficiente, con folletos que aportaban información engañosa sobre aspectos clave como la liquidez o las opciones de amortización anticipada”

Firma Invitada 
Ante la solicitud de pre-concurso de Fagor
Miguel Pérez Guerra e Ignacio Ferrer-Bonsoms (*)
La solicitud de pre-concurso de Fagor y la muy posible de Eroski ha detonado las alarmas en especial a los tenedores de aportaciones subordinadas. Son instrumentos híbridos de capital, ultra subordinados, muy parecidos en su estructura financiera a las participaciones preferentes y la deuda subordinada.
Su comercialización se ha efectuado exactamente igual que en el caso de las preferentes. La única diferencia es que el emisor no coincide con el comercializador, aunque sí es el mismo canal de distribución (red de sucursales) y el mismo mecanismo de formación de los precios y de negociación (mercado interno de case de operaciones).
Las aportaciones financieras subordinadas (AFS) es el nombre diseñado cuando el instrumento es emitido por una Cooperativa (artículo 57 de la ley de Cooperativas de Euskadi). Las Cooperativas no están autorizadas para emitir acciones por lo que Eroski y Fagor emitieron estos productos financieros complejos de alto riesgo con el nombre de AFS al objeto de “recaudar capital”. Es decir, s decir, igual que en el caso de las entidades de crédito.
Estamos de nuevo ante un caso de comercialización inadecuada por parte de las entidades financieras de un instrumento muy complejo en función de su naturaleza, características financieras, funcionamiento, riesgos y valoración de su valor. Emitidas a perpetuidad son ultra-subordinadas e incluso los intereses se pueden pagar hasta en especie. Fueron vendidas masivamente entre otras entidades por el BBVA, Santander, Caixa, Popular y Caja Laboral a clientes de sus redes y a los propios empleados de las empresas.
Las emisiones se diseñaron para su colocación a clientes minoristas con perfil de pequeño inversor. Valor nominal de los títulos 25 euros. Efecto: captación del mayor número de cliente.
Emisiones afectadas por la situación preconcurso de Fagor. Dos emisiones con el código Isin ES0235972009. 60.000.000 euros, emitidas en el 2004. Último precio cruzado en AIAF-SEND 23.49. Pérdida estimada 76,51%. Y el código ISIN 0235972017 125.000.000 EUROS EMITIDAS EN EL 2006.Ultimo precio cruzado el 23.85, y por tanto, una pérdida estimada del 76,15%. Las dos emisiones, con título nominal de 25 euros.
Eroski. Dos Códigos Isin ES0231429004 300.000.000 euros. Nominal por título 25 euros. Emitida en julio 2007. Ultimo precio: 36, es decir, pérdida estimada del 64%. Código Isin ES02314290038 360.000.000 euros. Nominal por título 25 euros. Emitida en julio 2002. Ultimo precio negociado 40,50, y por tanto, la perdida estimada es del 59,50.
El instrumento no es adecuado, en ningún caso, para el perfil de un cooperativista ni de un cliente minorista bancario de red de sucursal. Solamente sería para inversores profesionales cualificados. El precio de colocación no era de mercado y durante años el precio estuvo manipulado. Estamos ante casos de venta abusiva.
La comercialización fue altamente deficiente, muchos clientes no recibieron los folletos del emisor, folletos que además aportaban información falsa y/o engañosa sobre aspectos clave como la liquidez o el efecto de las opciones de amortización anticipada.
Asimismo, como muchos de estos productos no se realizaron escenarios de simulación a los clientes para que pudieran visualizar los efectos del producto y sus riesgos ante cambios en determinadas variables de sensibilidad (tipos de interés, rating de los emisores y de la emisión, liquidez…etc.)
El Defensor del Pueblo Vasco (Ararteko), Íñigo Lamarca, manifestó el pasado 21 de septiembre que el Fiscal Superior del País Vasco, Juan Calpasoro estaba “estudiando” la problemática de estas aportaciones financieras subordinadas emitidas por Eroski y Fagor. El Ararteko también señaló la fuerte incidencia de quejas que habían llegado a la institución, signo claro de otro hecho con trascendencia jurídica: existió una comercialización masiva, y por tanto, en la mayoría de los casos, los clientes fueron asesorados para adquirir los productos .
Las entidades comercializadoras no respetaron la normativa general bancaria y la normativa sectorial del mercado de valores y de protección de los consumidores, muy posiblemente alimentados por el fuerte conflicto de interés al existir jugosas comisiones por la colocación de los títulos. Los clientes no fueron informados de la mayoría de los aspectos esenciales de estos instrumentos complejos como su falta de liquidez por las características del mercado donde iban a cotizar (mercado interno de case de operaciones), el riesgo de crédito de la emisión (distinto y superior que el del emisor) o la volatilidad que este tipo de productos puede tener en contextos de mercado adversos.
Durante mucho tiempo, el precio estuvo manipulado y se hacía la misma ficción que con las preferentes, simular que la cosa iba bien y el valor del producto se mantenía al 100% de su valor nominal
Recientemente se ha publicado una contestación del Servicio de Reclamaciones de la CNMV a un cliente minorista sobre la comercialización por parte de Caja Laboral de aportaciones financieras subordinadas emitidas por FAGOR.
El carácter ultra subordinado de estos títulos hace que ante un evento de crédito los clientes tengan una tasa de recuperación esperada mínima y por tanto perderán todo o prácticamente todo el capital invertido. Esta es una diferencia clara con otros productos de renta fija de categoría sénior donde la tasa de recuperación en estos contextos es mucho mayor.
Los afectados por estos productos deben interponer acciones civiles contra las entidades con las que lo suscribieron con objeto de recuperar los importes invertidos.

(*) Miguel Pérez Guerra e Ignacio Ferrer-Bonsoms son abogados especialistas en Derecho Bancario

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...