María San Gil: "El populismo es fruto del relativismo que nos invade"

Ex teniente de alcalde del ayuntamiento de San Sebastián (1999-2002) y ex diputada en el Parlamento vasco, María San Gil siempre será recordada por su labor firme y comprometida como presidenta del Partido Popular (PP) en el País Vasco en un tiempo en el que ejercer este cargo suponía colocarse directamente en el punto de mira de la banda terrorista ETA.
Poseedora de una larga trayectoria política que comenzó el 23 de enero de 1995, el día aciago, uno más, en el que el etarra Francisco Javier García Gaztelu, alias "Txapote", asesinó a Gregorio Ordóñez, entonces teniente de alcalde del ayuntamiento de la capital guipuzcoana, San Gil, licenciada en Filología Bíblica Trilingüe por la Universidad Pontificia, es dueña de un discurso modélico y referencial que, compartido o no, encierra esa fuerza única que solamente poseen los planteamientos ideológicos levantados sobre sólidas convicciones éticas e intelectuales y, sobre todo, construidos sobre un férreo armazón cultural.
María San Gil abandonó definitivamente la política de primera línea en septiembre de 2008, pero desde entonces y hasta ahora, a través de textos y conferencias, ha seguido analizando el mundo que nos rodea armada en todo momento de un puñado de convicciones inamovibles: que no todas las ideas son iguales, que algunos sistemas de convivencia sí son superiores a otros, que la tradición cristiana es esencial para la comprensión y construcción de Occidente y que, cada vez en mayor medida, resulta urgente poner coto a los radicalismos, a la indigencia moral, al relativismo más escabroso y a la equiparación obscena de víctimas y de verdugos.
Sobre algunos de estos temas reflexiona María San Gil en esta entrevista, publicada originalmente en La Tribuna del País Vasco, en un momento histórico en el que, como ella misma explica, “estamos viviendo unos años de una tremenda convulsión política y social”.

- ¿Cómo cree que acabaremos los españoles este año, después de las elecciones generales que tendrán lugar en diciembre?... En su opinión, ¿cuáles son los principales peligros que nos acechan colectivamente?
Antes de las elecciones generales tenemos las elecciones catalanas que dejarán su huella en la sociedad española, y que pueden influir también en las elecciones generales. Creo que terminaremos el año decepcionados políticamente y sin grandes esperanzas ni ilusiones en relación con nuestro futuro político.
- A su juicio, ¿de dónde surge, ideológica e intelectualmente, la extrema-izquierda, abiertamente populista, que se localiza alrededor de las diferentes marcas de “Podemos” y de otras formaciones?
Han encontrado el terreno abonado en una sociedad defraudada y decepcionada por sus representantes políticos, que busca refugio en partidos demagógicos y populistas, defensores del relativismo tan de moda, y que dicen y hacen aquello que parte de la sociedad quiere oír.
- ¿Qué responsabilidad tienen los grandes partidos tradicionales (PP y PSOE) en la actual situación política?
Tienen toda la responsabilidad. Ambos han defraudado y decepcionado a sus votantes. El abandono de sus principios, la corrupción, el servirse de la política, el no ser ejemplares ni modélicos, han hecho que gran parte de la sociedad reniegue de sus representantes y que, hoy por hoy, la política esté tan denostada.
- Antioccidentales, antiliberales, anticapitalistas, antiglobalizadores, filoterroristas… ¿cómo explica usted la aparición, la expansión y el ascenso electoral de personajes como Monedero, Colau, Guillermo Zapata y tantos otros como en estos momentos se encuentran en múltiple instituciones locales españolas?
Todos ellos son un claro exponente de relativismo que nos invade. Son populistas y “engañan" a todos aquellos que se quieren dejar “engañar". Son opciones atractivas para una parte de la sociedad y como los partidos tradicionales han dejado de serlo, el resultado es el que tenemos.
- En su opinión, ¿cuál es la responsabilidad de los medios de comunicación españoles en la actual situación política?
Algunos, no todos, han contribuido a hacer atractivas determinadas opciones políticas populistas y demagogas, sin tener en cuenta otra cosa que no fueran las audiencias, o los ingresos económicos.
- Como persona con una amplia experiencia en la política española, ¿cuál es su opinión sobre lo que ocurrirá en Cataluña a partir del próximo 27 de septiembre?
Sea cual sea el resultado del día 27, el problema no se solucionará. De alguna manera había que haber intentado que los nacionalistas catalanes se preocuparan más por el futuro de Cataluña dentro de España que por intentar romper España. He echado en falta un proyecto alternativo al nacionalista separatista; un proyecto que fuera pedagógico y atractivo, social, económica y políticamente, además de históricamente veraz para el conjunto de catalanes. Creo que hemos perdido años muy valiosos en los que algo más se podía haber hecho y, sin embargo, estamos esperando al último minuto para tomar decisiones. Y todas serán “malas". Y no olvidemos que después de Cataluña, pase lo que pase, volverán inexorablemente los nacionalistas vascos con sus reivindicaciones soberanistas. Sabiendo que éste era uno de los principales problemas de España, es difícil entender cómo hemos llegado hasta aquí.
- ¿Cómo se imagina España a medio plazo?
A pesar de todo, quiero ser optimista y quiero creer que la sociedad en la que van a vivir mis hijos dentro de unos años habrá recuperado los principios y valores que hicieron de España ese gran país que ha sabido superar momentos difíciles y complicados a lo largo de su historia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...