El Instituto de Criminología del País Vasco invita a Martxelo Otamendi, vocero de las tesis de ETA/Batasuna, para hablar sobre como “Trabajar con víctimas desde el periodismo”

Si el profesor Antonio Beristain, fundador y primer director del Instituto de Criminología del País Vasco y uno de los intelectuales que con más firmeza se enfrentó a la banda terrorista hasta el día de su fallecimiento, el 29 de diciembre de 2009, abriera hoy los ojos, se llevaría un disgusto importante que dejaría paso a una no menos destacable indignación. El centro de estudios criminológicos que él ideó y que con tanto trabajo y esfuerzo convirtió en uno de los más importantes de Europa se dedica hoy, bajo la dirección de José Luis de la Cuesta, a proporcionar pompa y altavoces a algunos de los voceros más destacados de la autodenominada “izquierda abertzale”.
De hecho, y para el próximo 12 de noviembre, el Instituto de Criminología, con el apoyo del Gobierno vasco, la Universidad del País Vasco y el Colegio Vasco de periodistas, ha diseñado un “encuentro abierto” en el que diferentes ponentes hablarán sobre cómo “Trabajar con víctimas desde el periodismo”. Entre los “expertos” que hablarán sobre el tema en cuestión, el Instituto de Criminología del País Vasco no ha dudado en seleccionar a Martxelo Otamendi, actual director del diario “Berria”, próximo a las tesis de ETA-Batasuna, y ex director del periódico “Egunkaria”.

Paradójicamente, Martxelo Otamendi, que gracias al Instituto Vasco de Criminología dentro de unos días reflexionará sobre cómo los medios de comunicación tratan a las víctimas, y dentro de éstas a las víctimas del terrorismo, hace un tiempo hablaba claramente en el periódico que dirige sobre los verdugos de ETA. En un artículo que Otamendi titulaba significativamente “De lo que el País Vasco debe a ETA”, decía, entre otras cosas, lo siguiente:
(…) “Después del surgimiento de ETA y, en algunos casos, como consecuencia de éste, nació en nuestro país una canción nueva, se renovó la literatura, el teatro, la conciencia nacional, la reivindicación obrera, las ikastola, la euskaldunización y la alfabetización… Tan erróneo como decir que no le debemos nada a ETA es asegurar que ese renacimiento lo creó ETA. Ambas afirmaciones son erróneas. Pero es difícil negar que el surgimiento de ETA y las ilusiones y audacias que provocó empujaron a mucha gente a tomar conciencia y ponerse manos a la obra. Fue un agente indirecto, pero ese proceso se habría retrasado bastante sin ETA” (…)
Y añadía: “¿Acaso carecemos de sangre en las venas para hacer el gran homenaje, como se merecen, en el Kursaal o en Euskalduna, a Txillardegi, Madariaga, Del Valle y demás, que, en pleno franquismo, en 1959, tuvieron la fuerza de crear aquel valiente movimiento, en un momento en que el abertzalismo tradicional estaba aletargado?”
En el encuentro también participarán profesionales de la televisión pública vasca ETB, que recientemente trató de convertir a un antiguo etarra en tertuliano, de “El Correo” y de la Agencia EFE.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...