El Gobierno de Patxi López exige a los profesores vascos una actitud "firme" contra ETA y a favor de la "deslegitimación del terrorismo"


El Plan de "Convivencia Democrática y Deslegitimación de la Violencia" que el Gobierno vasco ha remitido a diferentes entidades parte del hecho de que planes de actuación específicos como éste “surgen en Euskadi como consecuencia de un problema particular y concreto que sufre la sociedad vasca, determinado por la existencia de la violencia terrorista practicada por ETA y que afecta a la libertad y convivencia del conjunto de la ciudadanía vasca y española.”

La nueva iniciativa del Ejecutivo socialista proyecta la deslegitimación del terrorismo no sólo desde planteamiento éticos o morales sino que hace referencia a las posibles justificaciones políticas que pretenden los terroristas. En este sentido, el Gobierno introduce, como novedad singular, convirtiéndola además en principio rector del mismo, la idea de que el no reconocimiento de las instituciones democráticas, el abandono de los valores democráticos de pluralismo y tolerancia abren el camino a las posiciones totalitarias justificadoras de la violencia terrorista.

Este Plan del Gobierno vasco tiene una importancia especial en lo que respecta a su implantación en los centros de enseñanza, que habrán de intervenir y trabajar activamente en los tres ejes principales sobre los que se construye este plan de "Convivencia Democrática y Deslegitimación de la Violencia": la búsqueda y promoción de la convivencia democrática en la sociedad vasca; el papel central de las víctimas en la deslegitimación de la violencia; y la no neutralidad de todos los agentes de la sociedad vascas en la lucha contra el terrorismo.

El Gobierno de Patxi López está convencido que las víctimas “son el testimonio de un sufrimiento injusto que, de forma rotunda y clara, nos plantea la perversión de la violencia terrorista y las consecuencias dramáticas de la no aceptación de la pluralidad democrática” y, por ello, “la presencia de la víctima es, en sí misma, la expresión más firme de la negación de la libertad individual y de la pluralidad social. Por ello, la presencia de las víctimas cobra en este documento una importancia de la que en el anterior plan carecían. Y se plantea la aportación positiva de su presencia en las aulas.”

El Gobierno vasco constata también que el terrorismo socava las bases mismas que posibilitan la existencia de las libertades políticas necesarias para la defensa de posiciones diferentes y, por ello, su deslegitimación y su final son requisitos para crear el ámbito democrático necesario para el debate libre de ideas y propuestas contradictorias entre los vascos. “Se plantea, así, la necesidad de que todos los agentes vascos, incluidos los profesores, en su ámbito de actuación, deban tomar una posición clara y firme contra la acción terrorista de ETA, no permitiendo ningún planteamiento justificador o explicativo, que en la práctica cumplen la misma función. Del mismo modo se plantea la no neutralidad de todos los agentes sociales, incluidos los profesores, en la tarea colectiva de deslegitimar el terrorismo. Se requiere a todos una actitud positiva y de denuncia de la violencia terrorista.”

Artículo complementario: "País Vasco y posmodernidad"

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...